La terapia

La terapia de hipnosis regresiva es una de las técnicas más efectivas para solucionar conflictos que parecen no tener solución con otras técnicas de terapia. Durante la sesión, el cliente alcanza un estado de relajación, desde donde accedemos directamente al subconsciente. Recuerda, imagina o recupera, informacion emocional de momentos pasados. En estos “recuerdos” se experimentaron emociones o situaciones tan intensas que condicionan de una forma inconsciente a la persona. Pueden llegar a provocar patrones de conducta o situaciones no deseadas. Fobias,  miedos, problemas emocionales, sexuales, inseguridad, e incluso vicios de los que no es capaz de desprenderse.

La mente subconsciente nos traslada a un momento del pasado donde ocurrió algo importante, algo que origino el problema actual que estemos atravesando y que necesitamos resolver. La regresión puede llevarnos a la infancia, a la adolescencia, al vientre materno, al momento de nuestro nacimiento o incluso a otra existencia en otro tiempo u otra vida. Al descubrir el origen de nuestro problema podemos fácilmente liberar las emociones que tenemos atrapadas dentro de nuestro subconsciente y sentirnos liberados de patrones de conducta que nos condicionan y nos hacen sentir inseguros o infelices.

Los objetivos

Los objetivos terapéuticos de la regresión serían:

Hacer consciente lo inconsciente.

Darse cuenta como nos está afectando en el presente.

Liberar las emociones atrapadas.

Transformar y reparar el daño que han ocasionado esas emociones.

El subconsciente

Es una terapia directa para el subconsciente, ya que las emociones atrapadas se encuentran en la memoria emocional y eso es lo que vamos a sanar. Cuando en el pasado hemos tenido experiencias muy traumáticas o dolorosas, que desencadenan emociones muy fuertes, una sola de estas experiencias es suficiente para condicionar la conducta de una persona toda su vida. Tan solo uno de estos incidentes puede convertirse en un trauma.

¿Y que es un trauma?, simplemente el recuerdo de una vivencia asociada a una fuerte carga emocional. Con el tiempo el recuerdo desaparece, es olvidado, pero la carga emocional, permanece en nuestro subconsciente, y desde allí determina nuestra conducta, nuestra forma de vida y nuestra respuesta frente a situaciones similares.

No debemos olvidar que el síntoma es la expresión de un conflicto interior. Si borramos el síntoma sin solucionar el conflicto, aparecerá un nuevo síntoma de reemplazo, que es lo que sucede constantemente en los trastornos de ansiedad generalizada.

Cuantas más sensaciones se experimenten durante la regresión, más efectiva será la terapia y mejor el resultado. Muchas veces lo que no se aprendió en muchos años se aprende durante la regresión, porque esta experiencia remueve profundamente las estructuras psicológicas y emocionales de la persona y se produce una importante visión interna. Estas sesiones no se olvidan rápidamente, como ocurre con cualquier cosa que inventamos de forma consciente. La regresión pasa a integrarse en el subconsciente como algo que realmente ha sucedido y de esta forma se producen los cambios conductuales. Cuando alcanzamos el origen de los traumas, la estructura completa del trauma se rompe, se desintegra y acaba desapareciendo. Al desaparecer dicha estructura, se modifica todo el sistema psíquico y emocional de la persona, alcanzando con ello un estado de compresión superior y diferente de sus conflictos.

Tipos de regresiones

Regresión simple: en la cual el sujeto ve su pasado, pero lo ve con una actitud crítica y sentimientos del presente.

Re-evocación: en el cual el sujeto olvida el presente para comportarse, expresarse, y sentir como sucedía en el pasado.

Haciendo una o la otra finalmente lograremos un cambio en el AHORA.

Estos recuerdos pueden surgir espontáneamente, como ocurre a veces en los niños, o ser despertados por algún impacto emocional o por la visita algún lugar desconocido, y que sorprendentemente nos resulta familiar, o pueden ser inducidos por un terapeuta y utilizados para un fin concreto de sanación. Muchos se preguntan si los recuerdos son reales o imaginarios, cada cosa que puede ver o sentir en una regresión nace del interior de la persona. Por lo tanto, el nivel subjetivo es un significante importante, ya que para el subconsciente todo lo recordado es de alguna manera real, y desde algún lugar de la mente está ejerciendo ese recuerdo su influencia.

La diferencia principal entre hipnosis conductual e hipnosis regresiva radica en que en hipnosis conductual se pretende borrar el síntoma sin buscar el origen. Reprogramamos una parte de la mente para que cambie una conducta. Por el contrario Hipnosis regresiva busca lo primero el origen del conflicto que ha generado ese síntoma. Es como el Psicoanálisis, pero mucho más rápida. Después de la hipnosis regresiva es recomendable realizar diferentes sesiones de hipnosis conductual para terminar de cambiar el comportamiento negativo, que con el paso del tiempo se ha automatizado en el inconsciente.

Una sesión de hipnosis regresiva no tiene nada de místico, espiritual o misterioso. Es exactamente igual que cualquier otra hipnosis o meditación guiada. Simplemente permitimos que nuestras cadenas mentales se liberen y dejamos que las emociones nos embarguen para entenderlas y poder transformarlas. También permitimos que nuestra imaginación, que es el idioma de nuestro subconsciente, tome las riendas y nos lleve de la mano.

Cita previa e información

SILVIA
¿Cómo es una sesión de hipnosis regresiva?

En primer lugar se realiza un historial clínico completo del paciente, para conocer todas sus problemas y sus circunstancias y de esta forma preparar una sesión personalizada acorde con las necesidades de la persona. Este paso se realiza también para las sesiones de hipnosis conductual.

Se realizan una serie de ejercicios de relajación guiada para lograr un estado de conciencia expandida. Como en cualquier otra hipnosis, aplicaremos técnicas de inducción, profundización etc. Cuando la persona alcanza el estado adecuado comenzamos a buscar el origen de los problemas. La sesión suele tener una duración de entre 50 y 70 minutos, y se realiza siempre después de elaborar el historial clínico.

¿Por qué la terapia de regresión tiene tan buenos resultados?

Porque es el cliente quien toma conciencia del origen de sus conflictos. De cómo estas emociones del pasado, siguen ancladas en su interior, condicionando en el presente. Durante la sesión se trabaja con el hemisferio derecho del cerebro, la parte que se ocupa de los sentimientos y sensaciones. Se reviven con gran intensidad los recuerdos almacenados y aparentemente olvidados. Se pueden llegar a percibir los sonidos, los olores, el frío, calor y todas las emociones que tuvieron lugar en esa vivencia.

Aunque seamos escépticos y no creamos en esta terapia ¿puede interpretarse de una forma simbólica, como interpretamos una sesión de meditación o incluso un sueño?

Podemos buscar una interpretación simbólica, puesto que da otra perspectiva al paciente de sus problemas y con ello puede ser suficiente para que los libere de su mente subconsciente y que de esta manera dejen de condicionar en su vida.

¿Podemos hacer una regresión por simple curiosidad, sin un fin terapéutico establecido?

Si, en este caso podríamos simplemente acceder a estos recuerdos para ayudar al paciente a conocerse mejor y entender algunas de sus circunstancias.

También podemos realizarla para buscar en vidas pasadas, las relaciones que hemos tenido con personas que nos acompañan en la vida presente. Es un trabajo muy enriquecedor que nos ayuda a entender nuestras relaciones mas conflictivas. Incluso aunque la historia que se genera no fuera real, es una herramienta que proporciona el subconsciente para ayudarnos a comprender y a tomar conciencia.

¿Todo el mundo puede entrar en hipnosis?

Si, lo pueden lograr prácticamente todos, simplemente cada persona necesitará una técnica específica a su forma de ser y experimentaran diferentes niveles hipnóticos.

¿Todo el mundo puede entrar en regresión?

No, el subconsciente de la persona es quien decide qué experiencias o emociones estamos preparados para asimilar y si el cliente no  está en ese momento de su vida en un estado adecuado para entender algunos sucesos, simplemente no entra en regresión, en esos casos la terapia  se reconduce a una sesión de hipnosis conductual, muy favorable para cualquiera.

¿Cómo me sentiré después de la regresión?

Un poco cansado y con mucha información en la mente, pero muy aliviado, más relajado ya que muchas preguntas obtienen una respuesta que de otra manera no logramos.

Estar en regresión no significa perder el conocimiento, se recuerda todo y se es consciente en todo momento de lo que estamos experimentando. La persona no pierde ninguno de sus sentidos, por el contrario los agudiza  y va a poder contestar a las preguntas que se le hagan. La terapia no es un desdoblamiento o un viaje astral, son recuerdos o recursos que utiliza la mente subconsciente para solucionar un conflicto que está condicionando la vida de la persona.

Te recomiendo la hipnosis regresiva para

Dolores inexplicables – Tristeza o culpa sin motivos aparentes – Fobias irracionales – Tendencia a la autodestrucción – Crecimiento y conocimiento interior – Miedos y pesadillas recurrentes – Relaciones toxicas – Pautas que se repiten constantemente

Sobre la terapia a través de vídeo conferencia

La hipnosis online es una realidad cada vez más instaurada. Este formato terapéutico tiene muchas ventajas, pero como durante décadas la única opción ha sido la visita presencial, todavía hay gente que desconoce esta alternativa fundamentada en el uso de Internet y de las nuevas formas de conectividad.

Estas son las ventajas y beneficios más importantes de la hipnosis online, algunas de las cuales incluso pueden hacer que personas que antes no se lo podían permitir por diversos motivos puedan realizarla.

Ofrece un entorno de confianza

Hay personas para los que el simple hecho de expresar sus problemas y contar aspectos personales de sus vidas les resulta un problema, especialmente si sienten que están en un lugar en el que no conocen. La hipnosis online permite asistir a las sesiones en un entorno que nos resulta familiar: nuestra propia casa.

Debemos tener en cuenta que el principal factor positivo para que la hipnosis sea más efectiva es la relajación. A mayor nivel de relajación mejor sesión de hipnosis. En casa en nuestro sofá y nuestra propia cama, la mente subconsciente se siente a salvo, no necesita activar ningún mecanismo de defensa por lo que es mucho más sencillo alcanzar niveles profundos de hipnosis. Después de la sesión no hay que conducir, ni exponerse a ninguna situación estresante lo que permite a la persona expandir este estado de bienestar un intervalo de tiempo mayor. De esta forma la mente puede procesar tranquilamente los cambios efectuados en el subconsciente y seguir generando nuevas conexiones neuronales positivas que se han generado durante la hipnosis. En otras palabras, no se interrumpe el proceso mental de sanación cuando acaba la sesión porque la persona puede permitirse más tiempo de relajación en su entorno, escuchando música o simplemente durmiendo un rato al concluir la hipnosis.

El tiempo

Tener un hueco en la agenda para ir a realizar las sesiones no solo implica estar ocupados el tiempo de la sesión: también hay que tener previsto el tiempo del desplazamiento en la ida y en la vuelta. La hipnosis online ayuda a que dispongamos de más tiempo, porque no hace falta desplazarse con el ahorro de tiempo que esto supone.

Aporta más flexibilidad horaria

Otro de los beneficios es que no solo dispondremos de más tiempo: además, el tiempo dedicado a las sesiones puede encajar mejor en nuestros horarios.

Ofrece más anonimato

Todavía hay quien prefiere mantener este hecho en la discreción, más allá de si es racional o no ocultar a los demás que vas a realizar sesiones de hipnosis.

Mejora la capacidad de seguimiento del tratamiento

Otra de las ventajas es que facilita la continuidad del tratamiento, lo cual es muy importante para lograr los objetivos y refuerza nuestro compromiso con ese proceso de mejoría.

No hay límites geográficos

La distancia entre uno mismo y el terapeuta que creemos que se adapta mejor a nosotros deja de ser un problema por el que preocuparse. En la hipnosis online, da igual si entre nosotros y el profesional hay 10 minutos a pie o 8 horas en coche. Por eso, como clientes expande nuestras posibilidades a la hora de seleccionar a los profesionales.

Es más accesible a las personas con movilidad reducida

Por supuesto, la propia naturaleza de la hipnosis online hace que sea más accesible para personas con discapacidades motrices, o a gente mayor a la que moverse le cuesta demasiado.

Ofrece la misma eficacia que la hipnosis presencial

El hecho de que la hipnosis online se realice a través de dispositivos electrónicos no conlleva un desgaste para su eficacia, pues es la misma que la de la terapia presencial.

Los motivos por los que uno decide acudir a hipnosis son muy variados, por ejemplo, una ruptura con la pareja, una situación de estrés laboral o una crisis existencial. Aunque mucha gente crea que solo es necesario cuando uno sufre un problema grave, cualquier persona puede beneficiarse de la ayuda de un profesional de la hipnosis, ya sea para aclarar las metas en su vida, solucionar un conflicto del pasado o para conocerse mejor.

Y es que la hipnosis aporta herramientas para que podamos sentirnos emocionalmente más preparados y nos educa para afrontar las posibles adversidades que puedan ir surgiendo a lo largo de nuestra vida.

En general, la terapia regresiva y la hipnosis aportan muchos beneficios

Mejoran el bienestar mental y salud emocional y hacen que te sientas mejor.

Facilitan herramientas para manejar mejor los problemas cotidianos, las relaciones interpersonales y los conflictos que puedan ir surgiendo a lo largo de tu vida.

Te empoderan.

Te ayudan a reconocer y modificar creencias limitadoras.

Te ayuda a vivir en armonía contigo y con el entorno.

Te ayudan a conectarte con tu parte mas espiritual y el propósito de vida.

Sanan relaciones toxicas y adicciones.

Las sesiones de hipnosis online son confidenciales, lo que te permite sentirte cómodo y expresar los sentimientos y pensamientos que te producen malestar y que te preocupan

Muchas personas temen que estas sesiones no puedan tener lugar a través de un formato online, ya que consideran que la pantalla de un dispositivo móvil o un ordenador, den lugar a un contacto frío o superficial. La experiencia de cientos de personas que han dado el paso de llevar a cabo una hipnosis online nos demuestra que si el terapeuta es el adecuado para el caso y la implicación de la persona es suficiente, la relación hipnótica y, por tanto, la ayuda y el cambio pueden darse perfectamente, aunque las dos personas no estén físicamente presentes en la misma habitación.

La presencia física, la voz, el tacto y la inmediatez de la interacción son aspectos que promueven el establecimiento de un vínculo de calidez, seguridad e implicación entre dos personas. Pero no lo son todo. Podemos estar delante de un terapeuta, físicamente, oyendo su voz, viendo sus expresiones, recibiendo sus respuestas de manera inmediata a nuestras palabras… y sentir que estamos ante alguien que no nos comprende, que no nos escucha, que resulta frío o desagradable o que, por alguna razón, no es capaz de proveernos la confianza que necesitamos. Una sesión cara a cara a través de una videollamada es perfectamente válida para sentir la presencia del terapeuta (positiva o negativa) aunque la distancia sea de kilómetros.

Una vez hecha esta reflexión, solo queda vencer esas resistencias -que a veces vienen del desconocimiento o el prejuicio- y darse a uno mismo la oportunidad de recibir ayuda a través de un formato que, aunque no sea el más convencional, sí puede ser el más adecuado para las circunstancias actuales que estamos atravesando en este momento y de la persona en cuestión. Dar el paso puede ser difícil pero la mayoría de las veces merece la pena: el 95% de mis clientes afirman que su bienestar emocional ha mejorado tras realizar sesiones de hipnosis online y se muestran muy satisfechos con el hecho de haber tomado la decisión de iniciarla.